Image default
Colo Colo La Roja

Díaz: “Volvería a jugar la final con Colo Colo 2006 y la Confederaciones”

La carrera de Marcelo Díaz se ha construido a través de logros y decepciones. El cerebro del Racing campeón de la Superliga Argentina confesó que si pudiera volver a jugar algún partido elegiría dos: uno contra Colo Colo y otro con la selección chilena. Además, reveló que Sampaoli lo incentivó a jugar como volante central antes de llegar a la U.

En una extensa conversación con la revista Enganche, y ante la consulta de que compromisos volvería a disputar, “Carepato” afirmó que le encantaría jugar nuevamente la final del Apertura 2006 y de la Copa Confederaciones: “Me quedo con la final que perdí en 2006 contra Colo Colo, jugando con la U. Ese me gustaría cambiarlo. Perdimos por penales. Y otro que cambiaría sería la final de la Copa Confederaciones (contra Alemania) que era un título muy importante para nosotros”.

En el duelo contra el Cacique, “Chelo” jugó de lateral derecho, posición que ocupó hasta salir a préstamo a La Serena en 2010, gracias a Víctor Hugo Castañeda. “Me puso en mi posición. Cuando llegué al club Víctor Hugo me dijo: ‘Acá vas a jugar de todo menos de lateral derecho’. Y lo cumplió. Hice un buen torneo. Jugué 13 partidos, hice 5 goles y eso sirvió que al vencer el préstamo volviera a la U”, contó.

Sin embargo, señaló que el estratego casildense fue el primero en darse cuenta de sus virtudes en el mediocampo. Cuando era DT de O’Higgins, exigió traer al oriundo de Padre Hurtado: “Muy pocas personas saben que en el año 2009 él me pidió (…) La U no me dejó salir porque yo en ese momento jugaba, pero me quería ir porque Sampaoli me quería para jugar de volante y yo en la U lo hacía de lateral”.

“Cuando él arribó en la U me pidió que no me fuera, cuando yo tenía todo listo para irme a Huachipato. ‘Yo no te aseguro la titularidad, pero conmigo si te la juegas vas a crecer mucho’, me dijo”, expresó.

Díaz manifestó que cuando llegó al primer equipo era difícil tener un lugar en el mediocampo, porque Manuel Iturra y Marco Estrada eran dueños de los puestos: “Eran miembros de la selección chilena (…) Lógicamente, los entrenadores no se la iban a jugar por mí. Yo igualmente era feliz jugando de lateral porque lo hacía en la U, en el club de mis amores, y no había nada más lindo que entrar a la cancha vistiendo su camiseta”.

Maximiliano Cárdenas / ATON Chile