Image default
Destacada UC

Álvarez: “Mi objetivo principal en la UC fue mantener la identidad del club”

A Cristián Álvarez todavía le dan vueltas las imágenes de un San Carlos de Apoquindo rendido a sus pies y de la celebración del título conseguido el último domingo. Llegó a Universidad Católica siendo un niño y hoy es el último depositario de la larga tradición de los caballeros cruzados. Recuerda que alguna vez lo quisieron echar y que tenía que viajar dos o tres veces por semana desde Curicó hasta la precordillera.

“Mi objetivo principal en la UC fue mantener la identidad del club, que cada persona que entrara al camarín respetara lo que había dentro. Cuando no es así, comienzan los conflictos. Los canteranos tienen que enseñarle eso a los de afuera. Es un club distinto. Al jugador no le importa solo ganar, hay otras cosas, como la educación, el respeto y los valores que transmitimos a la gente”, le contó el “Huaso” a El Mercurio.

El cuadro de la franja lideró el torneo de punta a punta. Solo perdió tres partidos en el año. Pese al éxito deportivo, las críticas al equipo de Beñat San José no cesaron. Fue acusado de pacato, de no tomar protagonismo. “A veces fuimos poco ofensivos, pero defenderse bien también es un arte. Nos faltó atacar mejor, pero igual fuimos campeones. Hicimos un muy buen torneo, quizás no de los mejores que hemos ganado, pero muy bueno igual”, comentó el defensor.

Al ser consultado por si los títulos en Católica se disfrutan más, el ex River Plate no tuvo ninguna duda. “No es fácil para nosotros. Tenemos 13 títulos en 80 años, pocos. Colo Colo sacó mucha ventaja y ahora tenemos más cerca a la U. Nos miden con la misma vara, pero tenemos inversión, se paga menos y nuestros refuerzos no son superestrellas. Pero damos pelea. A veces perdemos y ahí está nuestra resiliencia. Me comí mucho tiempo malo, pero logré mi sueño: retirarme como campeón. O mejor dicho, como un campeón”, afirmó.

Antes del bicampeonato del 2016 y el último título, al cuadro estudiantil se le quemó varias veces el pan en la puerta del horno. Se le escaparon títulos frente a la Universidad de Chile, O´Higgins, Colo Colo, Unión Española y Cobresal. El mote se segundones acompañaba al plantel en todos los estadios que visitaban. El medallista olímpico dijo sentirse responsable. “Como capitán tienes que dar la cara, no esconderte. En un momento me derrumbé, aunque a los dos días ya estaba bien de nuevo”, reveló.

A sus 38 años, Álvarez mira el camino recorrido. Se arrepiente de haberse peleado con técnicos y compañeros. Evalúa hacer una despedida con Milovan Mirosevic, aunque le asusta que llegue poca gente o sea aburrida. También piensa en las deudas que le quedaron. “Quizá haber llegado al menos a una final de Copa Libertadores con la UC. Jugar en Europa y estar en un Mundial Adulto. Igual fui a uno juvenil y a unos Juegos Olímpicos. Algo hice”, remató el ídolo cruzado.

ATON Chile/F.S.