Image default
La Roja

La posibilidad de llevar a “La Roja” femenina al nivel de la selección mayor

Aún el fútbol femenino en Chile no posee una estructura que le de seriedad, por eso no hay mujeres que puedan dedicarse a vivir del balompié. Apenas algunos clubes ofrecen una ayuda de unos 80 mil pesos a las futbolistas, exceptuando los casos como la de la argentina Estefanía Banini, quien gozaba de un sueldo de 300 mil pesos en Colo Colo.

De momento, representar a la selección femenina de Chile no es remunerado, a menos que el equipo clasifique a un Mundial; y lo hicieron, recibiendo un merecido reconocimiento por la gente del fútbol y el país en general.

“Estamos trabajando para que el fútbol femenino se profesionalice… Por primera vez la ANFP nos pagará premios”, reconoció Tiane Endler tras el segundo lugar en la Copa América.

Por su parte, Carla Guerrero fue más certera y crítica con sus comentarios. “He dejado muchas cosas por el fútbol y el fútbol no nos da nada. A mí el fútbol no me da nada”, recalcó.

Ante el logro histórico que ubican a las chicas en una cita mundialista por primera vez en su historia, la ANFP reaccionó de manera positiva y Sebastián Moreno, gerente general del organismo ya comunicó habrán cambios en pro del fútbol femenino. “La Federación hará un ingreso de recursos a esta nueva liga de 850 millones de pesos anuales”, dijo

“Hoy las bases del fútbol femenino no están reconocidas en el reglamento de la ANFP y eso lo haremos ahora en el próximo consejo de presidentes, de mayo, donde queremos cambiar los estatutos”, puntualizó el directivo.

Para nadie es un secreto que el fútbol femenino a nivel mundial, tiene problemas en su estructura, sin embargo hay ejemplos como el de Noruega, donde en 2017 se llegó a un acuerdo para que las féminas ganen lo mismo que ellos. Actualmente la selección femenina de ese país tiene un presupuesto de 640 mil euros, debido al gran gesto que tuvieron los futbolistas masculinos en ceder parte de sus ingresos comerciales.

Ahora surge el siguiente planteamiento, si la mayoría de los integrantes de “La Roja” juegan en Europa y gozan de estabilidad económica, sería un gran gesto donar dinero de sus premios a las futbolistas de La Roja femenina, que le han brindado una eufórica clasificación histórica para la alegría de todo un país.